La naturaleza según Hayao Miyazaki

Por Roxana de la Cruz

Los films de Hayao Miyazaki, animador y co-fundador del legendario Studio Ghibli, están entre los más populares en Japón y el resto del mundo. Sus películas cautivan a espectadores de todas las edades por sus tramas complejas, su espectacular banda sonora y su animación hermosa hecha a mano que, además de ser estéticamente bella, invita a los que lo miran a reflexionar sobre las historias dentro de la película. 

Un tema recurrente que se puede observar en las obras de Miyazaki es la necesidad de una coexistencia entre las personas y la naturaleza. Para ello utiliza como recurso narrativo el antiguo sintoísmo rural pre-industrial y las relaciones que la humanidad tiene con el mundo espiritual, conformando así una visión particular de la naturaleza que dista mucho de la tradicional occidental. 

El Shinto: el camino de los dioses

En varias de las películas de Hayao Miyazaki el Shinto es usado como herramienta narrativa para ejemplificar las relaciones de los humanos con el mundo natural. El Shinto principalmente se diferencia de otras religiones por el sentimiento de que todas las cosas tienen alma y, por lo tanto, todas las creaciones naturales son un Templo donde hay kami, dioses de la naturaleza. 

Los kami son manifestaciones de la corriente vital que se presenta en el mundo: el sol, la luna, la lluvia, las montañas, árboles y animales, incluso el mismo hombre. Se cree que a través de las virtudes que expresan el sentimiento de unión, empatía y reverencia ante ellos, las personas se ponen en sintonía con el orden natural del que forman parte, adoptando sus ritmos, pausas y ciclos. Un gran ejemplo de esto es Mi vecino Totoro (1988), en donde las dos protagonistas están en perfecta comunión con ese mundo natural y espiritual, y por eso los límites entre ambos se encuentran desdibujados. En este film el kami del árbol sagrado es tan solo un “vecino” a quien ellas prestan su paraguas mientras esperan en la parada de autobús, el viento toma forma de un gato-bus y los duendes del polvo habitan los recovecos oscuros de las casas. Todos hacen parte de la vida cotidiana de las niñas que asumen su existencia con total naturalidad. 

El conflicto Humano- Naturaleza

Cuando el Studio Ghibli se fundó, Japón estaba viviendo un gran cambio a nivel país. El boom económico y la creciente industrialización estaban cambiando radicalmente y a pasos agigantados la imagen de la nación, y la tradicional arquitectura y su paisaje estaban siendo reemplazados y destruidos por el avance del progreso. 

En Princesa Mononoke (1999) este conflicto entre los humanos y la naturaleza se muestra de manera muy directa en un contexto en donde el vínculo armonioso que existía entre ambas partes está quebrantado debido a la lucha entre estas dos fuerzas opuestas que intentan sobrevivir. Pero a diferencia de la visión occidental de Naturaleza/Bueno- Hombre/Malo, Miyazaki usa una vez más el sintoísmo para darnos una visión distinta del conflicto: aquí la naturaleza es presentada en toda su ambigüedad moral como dadora de vida y muerte bajo la figura del shishigami, otras veces inofensiva y amable en el caso de los kodama, y feroz y despiadada en el caso de la jauría de kami-lobos y la piara de kami-jabalíes. También los humanos, lejos de ser villanos, se presentan en todos sus matices mostrando que a veces los daños ambientales no se producen por malicia, sino por supervivencia. 

En esta película se plantea magistralmente uno de los desafíos ambientales que enfrenta la sociedad moderna: ¿Es posible que el progreso coexista con la naturaleza? Y lejos de llegar a la conclusión simplista de que uno debe sacrificarse por el bien del otro, en Princesa Mononoke llegamos a la conclusión de que la industrialización no es necesariamente mala, siempre y cuando se cuiden los recursos naturales y la avaricia no gobierne sobre la naturaleza. Solo así el bosque que ha sido destruido podrá renacer en ese eterno ciclo de vida, muerte y renacimiento que subraya el sentido de continuidad del Shinto.

Volver al camino de los dioses

Los films que ha hecho Hayao Miyazaki a lo largo de su carrera son en general positivistas, mostrándonos que si las personas logramos limpiarnos de las impurezas que guían nuestras acciones hacia el mal camino (avaricia, rencor, odio), podríamos volver a reestablecer la armonía entre personas y naturaleza. 

En El viaje de Chihiro (2001), la protagonista recupera su nombre y a su familia una vez que logra purificarse de las actitudes que la alejan del mundo espiritual, en un viaje en el que, a su vez, formará un puente entre los dioses y los humanos. Un ejemplo de ello es la escena del “Dios apestoso”, un kami del río contaminado por la cantidad de basura que la gente arroja ahí. En esa escena Miyazaki nos muestra que si bien actos como limpiar un río son cosas pequeñas que tal vez no solucionen el problema de la contaminación de raíz, se tiene que empezar por algo para lograr un mundo mejor. 

Incluso en situaciones en donde la naturaleza ya está completamente destruida vemos enseñanzas similares. En Nausicaä del Valle del Viento (1984), el planeta está inhabitable en su mayor parte debido a la presencia de bosques tóxicos e insectos enormes, consecuencia de una guerra causada por la humanidad. Nausicaä, la protagonista de la película, descubre que la naturaleza todavía puede sanarse a sí misma, pero mucho no va a servir si las comunidades no desarrollan maneras de coexistir con el ambiente al que deben proteger y no destruir. 

En una actualidad en donde estamos pasando épocas oscuras como civilización, las películas de Hayao Miyazaki nos pueden ayudar a replantearnos como vemos el mundo y qué lugar ocupamos en él, dándonos lecciones sobre cómo hoy más que nunca debemos crear un futuro en donde la naturaleza sea un amigo al cual debemos respetar y acompañar en nuestro camino por la vida en la Tierra. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: