Jauría

José Ancigh 

Barrio de Villa Pueyrredón, casa chorizo clásica. Dos casas al pasillo y al fondo una escalera a un monoambiente. Ahí vivían —según cuentan los vecinos— los propietarios, una pareja de viejitos. Al morir los hijos vendieron los dos departamentos del frente y dejaron esa suerte de pieza trasera sin uso. Abandonada por bastante tiempo, uno de los nietos comenzó a usarla con la excusa de que era el encargado y hacía arreglos para los dueños. Hoy tenemos la certeza de que lo usaba para cocinar drogas. 

Esta dinámica duró tres años hasta que la policía, dos días atrás en la madrugada del lunes, allanó la cocina y capturó al joven que hoy se encuentra en el juzgado de La Plata a la espera de una condena. Pero lo que parecía el fin de una crónica policial resultó ser tan sólo el comienzo de la historia.

 Al frente vivía una pareja joven, Marcos y Mónica, con Mora, su beba recién nacida. La familia era conocida en el barrio, ella era maestra en el jardín sobre la calle Artigas y él preceptor en la 23. Recién habían logrado terminar de pagar su casa. Según amigos y familiares llevaban años intentándolo pero lo consiguieron gracias a plata de las familias y a una colecta que hicieron por el nacimiento de su hija. 

   Vecinos de Marcos y Mónica, los Marssi, según datos catastrales la primera familia que habitó la vivienda hace ya 18 años, cuando se pusieron a la venta los departamentos. Cuatro ambientes y un patio interno lindero con el monoambiente. Hoy en día viven sólo Estela y Eduardo, un matrimonio grande con sus dos perros. Sus dos hijas —Natalia y María Pía, de 19 y 25 años— se encuentran declarando aunque ya no vivían con sus padres desde enero del año pasado. Eduardo Marssi era taxista y Estela hacía arreglos de ropa, aunque afirman vecinos del barrio que hoy por hoy ya casi no tomaba trabajos. Estela y Eduardo tenían dos perros, un manto negro y un caniche —según pudimos averiguar— muy queridos por el matrimonio. Eduardo paseaba por la plaza Alem todas las mañanas y las tardes, antes y después de salir con el taxi, al manto negro muy fuerte y robusto. A Estela se la podía ver en cada salida con el caniche. Durante la tarde de los hechos, de acuerdo a fuentes oficiales, el matrimonio estaba cuidando además al perro de María Pía, un callejero que había rescatado hacía unos meses atrás. 

   Al día siguiente del allanamiento, sucedió lo peor para las familias de esta tranquila casa chorizo. Las autoridades informan que el ataque sucedió primero en el patio de los Marssi, donde Estela fue desmembrada viva por el perro callejero y el caniche, mientras que Eduardo fue atacado por su propio manto negro al intentar defender a su esposa. Al escuchar los gritos desgarradores de la familia, Marcos fue hasta la puerta de los Marssi, donde al abrir a la fuerza liberó a los caninos que atacaron sin piedad al pobre preceptor. Con la puerta abierta, los perros atacaron en su propia casa a Mónica, quien estaba amamantando a Mora. La macabra postal de los hechos dejó a los investigadores totalmente descompuestos al ver la escena. Todavía se busca entre los restos el cuerpo de Mora.

Según peritos de la PFA los perros del matrimonio habían tenido un brote psicótico al consumir comida de perro contaminada con altas cantidades de estupefacientes provenientes del monoambiente allanado en la madrugada del lunes. Los perros se dieron a la fuga y no se sabe su paradero. Se recomienda suma precaución y llamar a las autoridades en caso de cruzarlos. 

Desde el lugar de los hechos, Mara Zastor para Reportes de América.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: