Tinder y la filosofía no van de la mano

Por Martin Mader

Llevaba meses soltero. Mis amigos me cargaban, ya era hora de dejar de ser el centro de las burlas, por lo tanto, por insistencia de ellos, decidí descargarme una maldita aplicación de citas.

Mientras iba completando los requisitos tenía una hinchada por detrás, una multitud de acotes que no hace falta transcribirlos a este relato. En un segundo me arrebataron el celular y decidieron ellos completar la foto de perfil y la pequeña biografía.

Una foto del verano estando en la isla. Respecto a la biografía, se tomaron el atrevimiento de poner que era docente de filosofía y dueño de un emprendimiento saludable, argumentando que se iban a fijar en mí por la intelectualidad y la preocupación sobre el cuidado del físico y la salud, además de la facha en la foto.
Totalmente falso a lo que me dedico pero, como lo hice por ellos, vaya y pase.

Parecía que era de ellos la aplicación, no elegí ni una mujer. Hicieron todo, dijeron que confíe y les agradezca. Nos pusimos a jugar una partida de truco cuando a la media hora sonó mi celular. Rogué que fuera un mensaje o una notificación de Instagram pero no. La dichosa app me avisaba que había hecho match con una chica.
Gritos, carcajadas y golpecitos en mi espalda era el ambiente que se vivía. Ahora sí, decidido tomé el celular y abrí la aplicación.

Me encontré con una morocha hermosa, unos años más grande que yo y, para colmo, psicóloga. Mi perfil de las humanidades ya no tenía sentido, cualquier pregunta al respecto me iba a descolocar y dejar en evidencia que todo era falso.

El error ya estaba hecho. Decidí tomar la iniciativa y le envié un mensaje. De filosofía no sabía nada, habían pasado varios años desde que terminé el secundario, y sólo recordaba algunos nombres de filósofos debido a que en todas las clases me aburría.
Mensaje va, mensaje viene. Me apuró preguntándome qué días tenía libres. Elegí el viernes a la tardecita y propuse que el lugar lo eligiera ella. “Viernes 20hs en El Cairo” fue el mensaje que me llegó. Lugar que se destacaba por su cerveza artesanal, la cual odiaba.

Parecía que iba a estar todo mal pero no me atreví a dar marcha atrás. A la cita llegué un rato antes del horario pactado, elegí una mesa con vista al río, alejada del tumulto. La vi subir las escaleras y podía asegurar que nunca había visto una mujer tan hermosa como ella.
Me reconoció enseguida, nos saludamos y pedimos. Como era de esperarse, una cerveza para ella y un gin para mí.
Me hablaba y me costaba estar en la conversación, me perdía en sus ojos. La estábamos pasando tan bien hasta que me preguntó:

— ¿Qué se siente dar clases? —debido a que quería comenzar a ser profesora el año entrante.

Tuve que ponerme en papel de docente, cosa que poco y nada sabía. La iba piloteando y me preguntó:

— ¿Cuál es el tema que preferís dar?— No podía dudar, rápidamente respondí:

— Platón.

Me miró con una sonrisa pretendiendo que me explayara más. Dudé por un segundo si debía terminar con esta farsa. Lo único que hice fue decir un montón de palabras, términos que me parecían, algo lejano que recordaba de una clase y lo agregué a un discurso lleno de chamuyos. Me atreví a levantar la vista y mirarla a los ojos, me devolvió una risita y dijo:

—Se nota la pasión que tenés por la docencia. Respiré.

Terminamos la noche a puras risas, nos despedimos y creía haber tocado el cielo con mis manos.
Llegué a mi casa, iba a mandarle un mensaje diciéndole lo bien que la había pasado. Cuando vi que ella se había anticipado. Al entrar a la conversación leí: “De filosofía no sabes nada, pero a partir de hoy tené por sabido que soy tu amor platónico”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: