Plaza

Es como esa canción de Serú, en la que el tipo mira a la gente como si fueran personajes de una película, desde afuera. Me gusta esta plaza porque es tranquila, hay una glorieta arriba de una loma y un árbol raro que no sé cómo se llama, pero un montón de chabones intentan treparse a él. Señor, bájese de ahí que se va a caer. Tiene ramas bajas, algunas casi tocan el suelo y se forma una especie de techito con las hojas. Miro para otro lado. Unos nenes juegan con la pelota, una nena con un bebote de plástico. Algunas cosas nunca cambian. 

Vengo temprano porque después se llena. Niños-perros-pelotas, la observación muta a estado de alerta. Otras veces vengo de noche. Hay personas que piensan que las plazas de noche son peligrosas.. no digo que la confianza no pueda jugarme una mala pasada pero ver la niebla entre las luces y el pasto mojado, amerita asumir algunos riesgos. Esa imagen nocturna combina melancolía y un poco de terror. Creo que el miedo no paraliza, como dicen, más bien produce lo contrario. Te pone en jaque, te saca de una patada de tu zona de confort (qué será eso?) y te obliga a actuar, aunque -a veces- mal. Ya, alguien se acerca, confias o te vas? Plata no tengo y mi celular es una cagada. Ya fue, me quedo un rato más. La persona se aleja.

Hoy vine de día y me acordé de la vez que fuimos a tomar mate a una plaza que no conocía. No lo hubiera hecho con nadie porque los parques se disfrutan en soledad. Pero fuimos. Calor, mosquitos, se me hirvió el agua. Era muy gracioso verte comiendo esa factura con azúcar impalpable, casi luchando contra la desintegración total. Actuá rápido. Te hice un chiste de falopa, algo sobre Scarface y tu cara llena de azúcar, porque simular reviente creí que le quitaría dulzura a la situación y a tus manos con dulce de leche tratando de acariciar a un perro. A ver si todavía te dabas cuenta que me gustabas. Ese riesgo era mucho más alto que entregar el celu a la 1am. Melancolía y terror, diurnos. A ese parque no voy más. Si nadie silba Heart of glass con las comisuras blancas, mejor voy a otro. “Anteojos negros de carey, auriculares en la sien” y algún libro de mierda sobre historias de amor “verdaderas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: